×
Ricardo Alemán
Ricardo Alemán
ver +
 aleman2@prodigy.net.mx

" Comentar Imprimir
26 Febrero 2020 04:07:00
¡Obrador, el peor presidente del mundo!
Escuchar Nota
Frente a los escandalosos resultados negativos del Gobierno de López Obrador, en rubros como la seguridad, el número de muertes violentas, el nulo crecimiento económico, feminicidios y la muerte de periodistas, aparecen las preguntas obligadas.

¿Quién será el valiente que, al final de cuentas, se atreverá a poner un alto a la destrucción del país?

¿Hasta cuándo veremos a los políticos opositores, a sus partidos; a los hombres de empresa, intelectuales y grupos mediáticos plantarse frente al hombre que destruye el país, sin que nadie se atreva a decir nada?

El mayor peligro es que la potencial reacción llegue tarde, cuando ya no haya nada que hacer frente a la debacle total.

Y es que los peligros que representa López Obrador para México ya no solo son vistos por los ciudadanos mexicanos sino –sobre todo– por la prensa más influyente del mundo y que, casi a diario, confirma lo que aquí hemos dicho por años muchos mexicanos; que López Obrador no solo es un peligro para México sino que está entre los peores presidentes del mundo.

Para fortuna de todos, sigue creciendo la revuelta de mujeres en rechazo al mal Gobierno de AMLO, al tiempo que algunos políticos –como Fernando Belauzarán, del PRD, y Xóchitl Gálvez, del PAN– han emprendido acciones legales contra López Obrador por escándalos como “el moche a empresarios”, en Palacio Nacional, y el desfalco en la Conade.

Sin embargo, esas reacciones son solo testimoniales frente al tamaño de la destrucción del país que llevan a cabo López Obrador, su partido y sus legisladores en el Congreso.

¿Y de qué tamaño es la destrucción del país?

Si comparamos la inseguridad en México con los niveles de inseguridad y el número de muertes violentas en el mundo, el de López Obrador es uno de los peores gobiernos, con casi 45 mil fallecidos en solo 15 meses.

Si comparamos la de México con las 30 economías más desarrolladas del mundo, el Gobierno de López Obrador resulta reprobado en su totalidad, ya que México ocupa el último lugar de crecimiento económico, con un mediocre -0.1% del PIB y con la recesión ya reconocida de manera oficial.

Si comparamos la economía de México con las de América Latina, la mediocridad es aún mayor, ya el PIB de Panamá, Dominicana, Bolivia, Colombia, Perú, Chile, Brasil y Uruguay, supera al de México.

Si comparamos el de AMLO con los gobiernos de Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña, el de López Obrador es el peor Gobierno en cuanto a crecimiento económico, creación de empleos y violencia criminal.

Por ejemplo, con Carlos Salinas, el crecimiento fue de 4.0%; con Zedillo de 3.3%, a pesar del “error de diciembre”; con Fox de 1.9%; de 1.7% con Calderón y de 2.4 % con Peña Nieto.

Como ya se dijo, durante el primer año del Gobierno de AMLO, el crecimiento fue de -0.1%. Es decir, uno de los más mediocres del mundo.

Si comparamos al Presidente mexicano con algunos de los presidentes más mentirosos del mundo, como Bush, Trump y Piñeira, de Estados Unidos y Chile, respectivamente, el Mandatario mexicano se lleva las palmas, con poco más de 20 mil mentiras detectadas en solo 15 meses.

Si lo comparamos con el número de periodistas muertos a causa de lo que escriben, el Gobierno de López Obrador es el campeón, con 21 periodistas asesinados en solo 15 meses, frente a 49 periodistas que perdieron la vida de manera violenta, en todo el Gobierno de Peña.

Si lo comparamos con el número de feminicidios, México ocupa uno de los primeros lugares en el mundo, con la mayor tasa anual.

La comparación puede seguir, por ejemplo, confrontando los niveles de inversión externa, el desempleo, la caída de los sistemas de salud y educativo; de apoyo a la cultura y… en todos los casos los resultados son aplastantes.

¿Por qué?

Porque en todas esas comparaciones, el Gobierno de López Obrador aparece totalmente reprobado.

¿Hasta cuándo perderán el miedo los políticos, los empresarios, los dueños de medios y, en general, los ciudadanos.

¿Hasta que no haya nada que hacer?

Al tiempo.
Imprimir
COMENTARIOS